The Pretender

30, marzo, 2006 at 7:39 pm (Cine y TV)

La canción de Sabina me ha hecho recordar una serie que me ha fascinado durante años (y eso que no he logrado verla entera, y mucho menos ver las películas donde se cuenta todo el final de la historia, o algo similar). “The Pretender” es una serie de finales de los 90, protagonizada por un extraño individuo llamado Jarod y que es uno de los llamados “pretenders”: gente especial que tiene la capacidad de convertirse en cualquier persona que deseen con un poco de documentación al respecto. Jarod se encontraba aislado del mundo en un sitio llamado “El Centro”, en donde estudian a estos “pretenders” y los ponen en situaciones especiales para conocer qué es lo que realmente pasó (en una de las retrospectivas de Jarod cuando era niño lo vemos metido en la piel del mismísimo Lee Harvey Oswald el día del asesinato de Kennedy). Pero se escapa, y desde entonces debe huir de la Señorita Parker (de la que nunca se sabe el nombre, otro de los enigmas de la serie, aunque parece que un ex la llama Mónica) que es enviada por su padre -el jefazo del Centro- para traerlo de vuelta al redil. Sydney, el viejo mentor de Jarod, la debe ayudar; aunque como amigo y confidente de Jarod, termina siendo más un cómplice que otra cosa. Y también está el pobre Broots, el informático del Centro, que es bastante inútil, la verdad, pero un buen tipo en el fondo.
A lo largo de la serie la trama se complica, y pasa de ser -en su primera temporada- Jarod demostrando sus grandes dotes de “pretender” para ayudar a la gente, a una historia mucho más complicada en la que él busca a unos padres desaparecidos, y la Señorita Parker termina buscando al asesino de su madre (todo sazonado con personajes de lo más extraño como el señor Lyle, Angelo o el señor Raines, el gran malvado de la serie).
La serie llegó a las cuatro temporadas, y luego realizaron dos o tres películas para completar la trama.
A mí siempre me pareció increíblemente interesante (sobre todo por todas las complicaciones posteriores). Es una serie que no se estancó en lo que parecía que iba a ser desde un principio y evolucionó (quizá a muchos no les haya gustado la evolución final, pero yo la encuentro entretenida, cuanto menos).
Es una serie que recomiendo siempre, así que, ya sabéis.

Permalink 4 comentarios

Una de piratas….

30, marzo, 2006 at 7:25 pm (Cine y TV)

Amo a Jack Sparrow desde que lo ví aparecer sobre el mástil de su barco a medio hundir, llegando con esa… “dignidad” de pirata acabado a puerto hostil. Quizá por eso estoy deseando cada vez más que estrenen la segunda parte de Piratas del Caribe (en donde, por cierto, el protagonista indiscutible es Jack Sparrow, y Orlando Bloom y su soso-personaje pasan a completo segundo plano, en el poster Johnny Depp y Keira Knightley están por delante de él).
Ahí os dejo el trailer de nuevo para los que aún no lo hayan visto -si es que queda alguien.
http://disney.go.com/disneypictures/pirates/

Y de postre, una canción de piratas:

No soy un fulano con la lágrima fácil de esos que se quejan sólo por vicio,
si la vida se deja yo la meto mano, si no, aun me excita mi oficio.
Y como además sale gratis soñar y no creo en la reencarnación,
con un poco de imaginación partiré de viaje enseguida
a vivir otras vidas, a probarme otros nombres,
a colarme en el traje y la piel de todos los tipos que nunca seré.

Al Caponne en Chicago, legionario en Melilla, pintor en Bombanash,
mercader en Damasco, costalero en Sevilla, negro en Nueva Orleans.
Viejo verde en Sodoma, deportado en Siberia,sultán en un harén,
policía ni en broma, triunfador de la feria,gitanito en Jerez.
Tahur en Montecarlo, cigarrillo en tu boca,taxista en Nueva York,
el más chulo del barrio y tiro porque me toca, suspenso en religión.
Confesor de la reina, banderilero en Cádiz,tabernero en Dublín,
comunista en las Vegas, ahogado en el Titanic, flautista en Hammelin.

Pero si me dan a elegir entre todas las vidas yo escojo
la del pirata cojo con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo,
el viejo truhán, capitán de un barco que tuviera por bandera
un par de tibias y una calavera.

Billarista a tres bandas, insumiso en el cielo, dueño de un cabaret,
arañazo en tu espalda, tenor en Rigoletto, pianista de un burdel.
Polizón en tu cama, vocalista de orquesta, mejor tiempo en Lemans.
Cronista de sucesos, detective en apuros,conservado en alcohol,
violador en tu sueños, suicida en el viaducto,guapo en un culebrón.
Morfinómano en China, desertor en la guerra, boxeador en Detroit,
cazador en la India, marinero en Marsella, fotógrafo en Play-Boy.

Permalink 4 comentarios