¡Quiero un Spike en mi vida!

24, febrero, 2006 at 1:05 am (Cine y TV)

Continúo con los vampiros (un tema que me gusta desde siempre, para qué lo voy a negar), con una frase que oí en boca de un espectador en el cine pero haciendo referencia a otro personaje, claro.
Últimamente (vamos, desde que me enteré de su existencia) estoy viendo en Cuatro todas las temporadas de “Buffy Cazavampiros”. He de reconocer que lo único que había visto hasta entonces habían sido capítulos sueltos de la segunda temporada, casi toda la tercera y algo de la quinta. Nunca me había hecho una gracia loca esta serie -a pesar de ser “de vampiros”-, y siempre me ha parecido que ya puestos “Angel” es infinitamente mejor. Lo único que salvaba siempre era al protagonista del título de este post: Spike.
He de decir que sí, que David Boreanaz es un tipo que me parece guapo y resultón como vampiro, aunque su personaje es más soso que una sopa sin sal. Sin embargo, Spike (James Marsters) ha sido mi favorito desde que lo ví la primera vez (en un episodio en el que estaba postrado en una silla de ruedas). Supongo que tiene que ver el que, como me han dicho varios ex, tengo una especial debilidad por los macarras de barrio (con lo que me viene a la mente una frase que le dice Spike a Riley: “Yo por lo menos tengo una actitud, pero ¿qué tienes tú?”). Desde luego, a pesar de ser el pupas oficial de la serie, porque todo lo tragi-cómico le sucede a él, los mejores diálogos son los suyos sin duda. Y sin ser un tipo increíblemente guapo, tiene ese atractivos de los canallas que en el fondo son todo actitud y no pueden evitar el tener un fondo que no es tan malo como lo pintan.
Por eso le dedico a él este post, por ese personaje que en ocasiones es un pelín patético a pesar de su actitud, y con el que termino disfrutando una serie que sigue sin parecerme ninguna maravilla excepto contadas ocasiones.
Por cierto, ¿he dicho que me encanta el aspecto punkarra que se gasta en ese episodio en el que recuerda cuando mató a una cazadora “blackpower” en el metro de Nueva York allá por el 1977? Seguro que por la foto se nota.

Permalink 8 comentarios

Underworld: Evolution

24, febrero, 2006 at 12:37 am (Cine y TV)

Bueno, hace una semana o así que fui a ver esta película y me llevé una gran decepción con ella. No es que esperara una buena película (la primera como tal me pareció bastante floja), pero esperaba que por lo menos conservase la ambientación y el estilo de la primera (craso error por mi parte). Su predecesora tenía muy definidos esos conceptos (era oscura, gótico-punk, llena de detalles cuidados y maravillosos), y además tenía un buen argumento (otra cosa es que no lo supieran plasmar lo suficientemente bien para mi gusto), y aunque los actores principales actuaban de pena, para qué nos vamos a engañar (por dios, Kate Beckinsale ha demostrado que sabe actuar muy bien, y en esa película está de pena -lo único que consigue es intentar poner cara de dura enfundada en su traje de cuero), pero había otros como Lucian, Viktor o Kraven que lo hacían muchísimo mejor que los demás y ayudaban a que la película se llevase bastante bien.
Por contra, la nueva “historia” del Submundo carece por completo de historia, de ambientación y de estilo. Es una mera excusa para poner peleas repetitivas e interminables (y la verdad, para eso me compro un videojuego -incluso podría comprarme el videojuego de Underworld), y lo único interesante que me encontré fue un prólogo magnífico en el que encima aparece ese personaje que me encantó de la primera -supongo que lo notaréis porque la imágen que he puesto es de ella, para variar con respecto al resto de webs- aunque a penas salía dos segundos, Amelia (y lo peor es que con ese prólogo consiguieron que me preguntara porqué una “guerrera experimentada” -o eso parece, vamos- en matar hombres-lobo se deja matar de una forma tan estúpida en su vagón de tren). Creo que si hubiesen recortado escenas de lucha nos habríamos encontrado, sí, con una peli más corta, pero así tendrían tiempo para desarrollar unos personajes completamente carentes de lo que hace posible llamarlos tal (y sí, ya sé que en muchas películas y libros no se desarrollan demasiado los personajes -ejemplo del Señor de los Anillos- y sin embargo a casi todos nos parecen grandes obras). También aparece una escena gratuita de sexo entre Selene y Michael -supongo que como excusa del director para mostrar lo cachonda que está su mujer-, que si no la pusiesen hubiese surtido el mismo efecto -eso sí, entonces no habría reclamo para todos los que van a ver a Kate Beckinsale en cueros, valga el doble sentido de la palabra. Y eso sin contar las innumerables escenas añadidas de la primera película (que casi la cuentan entera, vamos), que está bien para los que no la vieron, pero que llega a cansar un poco.
Con lo que yo me pregunto: ¿se les acabaron las ideas a los señores guionistas? ¿Estaban vagos cuándo se pusieron manos a la obra a hacer esta nueva? ¿O simplemente tenían ganas de tomar el pelo a los espectadores?
¡Quién lo sabe! Una pena, vamos. Eso sí, aunque un pelín monótona y aburrida, tiene algún que otro detalle que por lo menos a mí me ha dado decenas de ideas para jugar partidas de Vampiro o de Hombre Lobo (nueva edición, por supuesto).

Permalink 4 comentarios