La Historia del Tin-Whistle

17, diciembre, 2005 at 3:15 am (Uncategorized)

Bueno, os dejo aquí la historia de la creación del Tin-Whistle, que es llamada también flauta irlandesa (aunque fue inventado en Inglaterra, su mayor difusión se debió al gran éxito que obtuvo en el sector folk irlandés) o pennywhistle -por aquélla época su precio era de un penique en los mercados. El aspecto del original era similar a éste de la imágen que he puesto (que por otro lado es de la misma fábrica Clarke). Los míos son dos Meg -la palabra usada en la época victoriana para llamar al medio penique, y que era también el nombre de los primeros Tins creados por Clarke- de la misma casa; la diferencia entre ambos es que el original es una lámina de latón con una pequeña cuña de madera en la boquilla, y los Meg, como también los Sweetone, tienen la boquilla completamente de plástico. Eso sí, la boquilla ha sido diseñada por Michael Copeland, uno de los más conocidos artesanos de whistles. Son instrumentos realmente bonitos, de un sonido precioso -aunque para algunos pueden ser bastante estridentes-, muy sencillos a la hora de aprender e increíblemente baratos (los que no son hechos a mano).

El primer Tin-Whistle fue inventado en la pequeña villa de Coney Weston, en Inglaterra.
Robert Clarke, un pobre granjero, era propietario y tocaba un pequeño whistle de madera. Oyó que se había inventado un nuevo material llamado lámina de latón. Le preguntó a su amigo el herrero si podría obtener alguna de esas láminas de latón y mostrarle como reproducir su whistle de madera, usando este nuevo producto metálico.

El nuevo Tin-Whistle sonaba tan bien que Robert decidió comenzar un negocio manufacturando estos instrumentos. También oyó que había grandes oportunidades para las manufacturas en Lancashire. Junto a su hijo, recorrió a pie todo el camino entre Coney Weston y Manchester, colocando sus herramientas y materiales en su carretilla de mano.
Por el camino paró en aldeas donde había mercados e hizo algunos Tin-Whistles. Ésos los vendió a los aldeanos. Algunas veces conocía navegantes y trabajadores irlandeses que estaban construyendo las vías del ferrocarril y los canales, y les vendió sus Tin-Whistles. Estos irlandeses lo llevaron a Irlanda, donde los Tin-Whistles ingleses se convirtieron rápidamente en el instrumento folk preferido.
Cuando Robert llegó a Manchester construyó su factoría en un cobertizo y muy rápido se convirtió en un manufaturador de éxito. Más tarde construyó dos casas, una fábrica, y una iglesia en New Moston, una aldea cercana.
Por aquél entonces él ya era un hombre muy rico. Y todo gracias a la construcción del instrumento que todo el mundo quería tocar.
Extraído de la página de Clarke, traducido por Mazeekeen.

Anuncios

Permalink 2 comentarios