La paternidad de Tutankhamon

7, diciembre, 2005 at 9:26 pm (Egipto)

Éste es un tema que vuelve locos tanto a los egiptomaníacos como a los egiptólogos. Para explicarlo un poco por encima a la gente que no se ha dedicado a este estudio en serio, hice este artículo para una web egiptológica.

Hay varias teorías al respecto de la genealogía de Tutankhamon/Tutankhaton. Es un poco largo de explicar todo, pero más o menos sería algo parecido a ésto:

Se basan ambas hipótesis en la longitud del periodo de corregencia entre Amenhotep III y Akhenaton. Se sabe con certeza que tuvieron un periodo de corregencia, un periodo en el que ambos reinaron juntos (ésto no era raro en algunas épocas de la historia del Antiguo Egipto, aunque no se saben con exactitud la duración de muchas de ellas), la principal duda al respecto es si fue larga o corta. Algunos autores apuestan por una corregencia corta de unos 3 o 4 años, mientras otros suponen una corregencia de entre 12 y 15 años. La corregencia corta daría la razón a aquéllos que opinan que Akhenaton era el padre de Tutankhamon, pues el niño alcanzó el reinado con 8-9 años, y si el reinado de Akhenaton fue de 17 (y el de Smenkhkara de unos 3, como se supone), si la corregencia fue corta, Amenhotep no pudo ser su padre bajo ningún concepto. En cambio, si el correinado fuese largo, eso nos daría sólo unos 2-5 años hasta la ascensión de Smenkhkara y sus 3 años de reinado, lo que haría posible el nacimiento de Tutankhaton como hijo de Amenhotep III.

¿Qué pruebas tienen ambos bandos para demostrar sus hipótesis? La más importante de todas las pruebas es una carta que habla de la muerte de Amenhotep III (que murió aproximadamente a los 40-50 años, con lo que no era tan viejo como para ser estéril), pero su datación es dificultosa. Tiene una fecha, pero dado el mal estado en que se encuentra, es difícil saber si es un año 2 o un año 12 del reinado de Akhenaton (las fechas de los reinados de los reyes se escribían desde el momento en que ascendían al trono, fuese con corregencia o no, por lo tanto, si se tratase del año 2 sería una corregencia corta, y si fuese el 12, obviamente, mostraría que compartieron el trono durante esos 12 años, y sería posible toda la teoría de Amenhotep). Esta carta es la prueba principal que esgrimen los que dicen que Akhenaton fue el padre de Tutankhamon. A parte, las otras únicas pruebas que tienen al respecto son un par de imágenes de Tutankhamon diciendo que es “el hijo de su cuerpo”, término usado para designar a un heredero legítimo, es decir, que es hijo directo, pero que, por algo que expondré más abajo, no es una prueba concluyente; y algunas imágenes que aparecen en la tumba de Akhenaton en Tell el-Amarna, en las que aparece una mujer muerta que ha sido identificada con Kiya, la segunda esposa de Akhenaton, (aunque bien podría tratarse de su hija Beketaton, que se murió en la misma época y se duda en si fue de parto o por la peste que asoló el Imperio en esas fechas) y en la que aparece un bebé real. Pero no se sabe ni su sexo ni su nombre ni su posible ascendencia ni nada más.

En cuanto a los que otorga la paternidad a Amenhotep III, esgrimen a su vez otra serie de imágenes de Tutankhamon en las que aparece designado también como “el hijo de su cuerpo” de Amenhotep III (de ahí que haya un gran lío al respecto y que nadie se aclare sobre el tema). Ésto nos mostraría o que Tutankhamon fuese hijo de Amenhotep III y que intentase legitimarse en el trono mediante la afirmación de que Akhenaton era su padre, o bien al revés, que tras la caída en desgracia de los reyes amarnienses Akhenaton y Smekhkara, él intentase legitimarse haciéndose descender de Amenhotep III. Otro dato que los defensores de la tesis de Amenhotep III ofrecen como prueba es el nombre original del niño-rey: Tutankhaton, que significa “La Imágen Viva del Aton”. Bien, resulta que Amenhotep III, en su año 30 de reinado y durante su festival Heb-Sed, se divinizó a sí mismo tomando el nombre de “El Aton Viviente” (Ankh-Aton), y a partir de ese momento usó ese nombre en vez del que llevaba hasta ese momento (Neb-Maat-Ra). Se supone que el nombre del niño (que además habría nacido después de ese festival) sería una especie de homenaje o de muestra de paternidad: el niño sería la imágen de su padre el “Aton Viviente” y de ahí su nombre. También parece raro el que en toda Tell el-Amarna no se haya encontrado ninguna imágen ni el nombre de los dos herederos de Akhenaton (las imágenes que hay de Tutankhamon fueron todas hayadas en Tebas), cuando un heredero era algo sumamente importante y que se publicitaba hasta la saciedad, ya que las niñas, aunque fuesen reales, jamás subirían al trono como reinas reinantes, sino como consortes, por lo que muchos dicen que ésto es una prueba de dos cosas: los príncipes no eran hijos de Akhenaton, y además nacieron y crecieron en otro lugar (Tebas en este caso).

Así mismo, se ha encontrado la tumba de Maya, la nodriza de Tutankhamon, en Saqqara, la necrópolis tebana, por lo que se supone que esta mujer vivió y murió en Tebas, con lo que no pudo ser la nodriza de un niño que hubiese nacido en Tell el-Amarna, como sería el caso de haber sido hijo de Akhenaton. Además, existe un mural en Tell el-Amarna en el que Akhenaton, Nefertiti y sus hijas comparten mesa con Amenhotep III y Tiye (con lo que se podría decir que ambos estaban vivos cuando se construyó la ciudad y que la visitaron en alguna ocasión). Si tenemos en cuenta que la ciudad se construyó a partir del 6º año de reinado de Akhenaton, los defensores de la teoría de Amenhotep dicen que éste y su esposa visitaron la ciudad después de su construcción y que por lo tanto estaban perfectamente bien de salud en esa fecha, con lo que la hipótesis de una corregencia de, por lo menos, 12 años sería muy viable y les daría la razón. Aunque también bien pudiera ser que este mural sea sólo una muestra de afecto y respeto a sus padres, y que éstos jamás hubiesen pisado la ciudad, pudiendo incluso haber ya fallecido.

De todas formas, la madre de Tutankhaton no sería Tiye, sino muy probablemente Sitamon, hija y Esposa Real de Amenhotep III, con la que se casó precisamente en el Heb-Sed de sus 30 años de reinado, y que se supone que murió al dar a luz a un niño, que sería el mismo Tutankhamon. Más o menos, éstas son parte de las hipótesis que utilizan ambas partes. Desde luego, a menos que se consiga fechas fehacientemente la carta de la muerte del rey, las teorías a favor de Amenhotep III podrían ser un poco más “realistas” que las teorías de Akhenaton, que al fin y al cabo no son más que “pruebas de fe”, ya que no existe nada completamente fiable que dé por válida la teoría.

Personalmente, soy de la idea de que sí, que Tutankhamon pudo ser hijo de Akhenaton y Kiya, aunque no existe ninguna prueba al respecto. Desde luego, no era hijo de Nefertiti, ya que la reina principal sólo tuvo 6 hijas.

Anuncios

Permalink 3 comentarios

La mezquindad del hombre

7, diciembre, 2005 at 9:06 pm (Uncategorized)

Lobos, tigres y leones viejos, tuertos y enfermos. Un tipo sin escrúpulos los llevaba a su finca de Bajadoz para otros con menos escrúpulos todavía los cazasen a cambio de miles de euros. ¿Hasta dónde llega la mezquindad del hombre?¿Se sienten realmente orgullosos de abatir a tiros a pobres animales viejos y enfermos?
Es cierto que los depredadores habitualmente depredan en jóvenes, viejos y enfermos, precisamente porque son los más fáciles de cazar y porque la manada no notará en demasía su falta, de ahí saldrán más fuertes. Pero ¿cuál es el sentido que tiene el cazar animales así, por deporte? Y luego sacarse fotos con ellos como si de un safari africano cualquiera se tratase, o como si les hubiese costado un riñón el haberlos cazado. ¿Qué gracia ven en perseguirlos? ¿Sabían de verdad que pagaban por pobres animales que ya nadie quería? Tal vez no, tal vez simplemente fueron engañados, igual que las pobres bestias a las que les daban un último resquicio de libertad para después sacarles la vida…
Y yo sólo puedo verlo y llorar, y preguntarme porqué lo hacen.

Permalink 2 comentarios

El Alto Coste de la Vida

7, diciembre, 2005 at 6:57 pm (Uncategorized)

¿Qué pasaría si una vez cada cien años la Muerte decidiese pasearse con su disfraz de persona entre los demás mortales? Pues si fuese a principios de los 90, y su disfraz de persona fuese una chica gótica de unos 16 años a la que todos podrían llamar Dee-Dee, sería lo que Neil Gaiman nos regala en este maravilloso cómic.
He de decir que soy una fan completa y absoluta de este hombre (bueno, si os fijáis un poco, veréis que tengo un link a su web personal, -en la que mantiene también un blog-, ahí a la izquierda en la pantalla) desde que lo descubrí a mediados de los 90 con su fabulosa serie The Sandman. Se supone que existen los Eternos, 7 hermanos que han existido siempre y que estarán ahí hasta el final de los tiempos (bueno, en realidad es Muerte la única que llega tan lejos, pero eso es otra historia interminable que debe de ser contada en otra ocasión), y cuyos nombres son: Destino, Muerte, Sueño, Deseo, Desespero, Destrucción -el hermano perdido- y Delirio -antes conocida como Delicia. Los nombres originales empiezan todos con D, aunque la traducción hace que ese juego de palabras se pierda en nuestro idioma -y con él algún chiste francamente bueno. Cada uno de ellos tiene su propia personalidad, sus preocupaciones y su forma de ser. Muerte es una joven gótica encantadora, vital y optimista que siempre le ve el lado bueno a todas las cosas; es tan dulce y simpática que a veces deseas poder morir y conocerla, sólo para compartir unos momentos con ella.
Neil Gaiman hizo dos especiales realmente buenos con Muerte de protagonista: “El Alto Coste de la Vida” y “Lo Mejor de Tu Vida”. La segunda tal vez no es tan bueno, y necesita que leas anteriores capítulos de The Sandman en los que ya aparecen las protagonistas (Foxglove, una cantante lesbiana, y su novia Hazel) para conocer un poco algunos detalles que nombra durante el transcurso de la narración, pero es igual de delicioso y con eses toques de humor amargo que caracterizan toda la obra que tiene algo que ver con The Sandman y su universo.
En “El Alto Coste de la Vida” la vemos en el día del siglo que elige para permanecer en contacto con la gente viva; y lo pasa en compañía de Sexton, un joven adolescente suicida. También aparece una bruja que ha perdido su corazón y a la que Muerte le ayudará a encontrarlo, y alguien que intenta robarle su collar -un bonito ankh de plata, tan de moda entre góticos y vampíricos varios.
En “Lo Mejor de Tu Vida” vemos a dos viejas conocidas, la cantante Foxglove, que ahora se ha hecho realmente famosa, y su novia Hazel, que se queda en casa para cuidar de su pequeño hijo Charlie. Este libro va más sobre estos dos personajes, su relación, y todo lo que las rodea más que sobre la propia Muerte, tratando más de la muerte -así con minúsculas- y lo que ella conlleva. Charlie tiene un accidente, así que Hazel hace un trato con Muerte, y le pide que la lleve a ella en vez de al pequeño, eso sí, le da un tiempo para despedirse de Foxglove y los que la rodean.

Permalink 2 comentarios

Un poco del Japón Feudal

7, diciembre, 2005 at 6:23 pm (Japón)

Se suele hablar de cuatro niveles sociales en la época feudal japonesa: los samurai (o guerreros), los mercaderes, los artesanos y los agricultores (o granjeros). Con esta ordenación, dejamos fuera a personajes tan importantes por aquél entonces como lo son los clérigos, los cortesanos imperiales, los intocables -parece mentira, pero en Japón existía y existe aún una casta de intocables como en la India-, u otros personajes famosos como los ninja, nombre utilizado en Occidente, pero que allí se llaman shinobi.

Las categorías sociales del Japón Feudal de los Períodos Muromachi, Azuchi y Momoyama, eran:

Kuge: la aristocracia cortesana, que solía vivir en la capital imperial o cerca de ella. En lo más alto de la cúspide social estarían los Kuge Imperiales: el Emperador a la cabeza y su familia por debajo. Dentro de los Kuge ordinarios nos encontraríamos: primero a los familiares menos directos del Emperador y sus respectivas familias, los seguirían los nobles de la Corte; y después los cortesanos, por así decirlo, sin título.
Buke: la aristocracia militar (o lo que aquí se suele denominar de forma errónea samurai). Dentro de los Buke, el más importante era el Shogun, seguido por los Daimyos de los clanes -las cabezas visibles de los clanes, que serían equivalentes a los señores feudales occidentales-, los Hatamotos -que era el título usado por los hombres de confianza del Daimyo, por así decirlo, y podían servir desde como guardaespaldas a consejeros-, los Samurai -que eran los guerreros de alto nivel social, y no los guerreros en general como se supone en Occidente-, por debajo los Ashigaru -que aunque en orígen solían ser Bonge, al formar parte del ejército subían de nivel social, y eran los guerreros más numerosos-, después los Jizamurai -samurais que habían perdido su poder económico y que tenían que trabajar como granjeros o en cualquier otro oficio- y, finalmente, los Ronin -que, aunque técnicamente eran samurai, el miedo que causaban en la población, ya que la mayor parte se dedicaba a asuntos turbios, les hacía estar por debajo de todos los demás Buke.

El Clero: Que aunque estaría fuera de escala, se les podría equiparar a los Buke, si tuviesen que ocupar un puesto en el escalafón. De todas formas, eran vistos como iguales en todas las clases; por eso, si un campesino se convertía en monje, podía tratar con un príncipe imperial o un miembro de la corte, mientras a alguien de su antigua clase social se le prohibiría terminantemente.

Bonge: los comuneros, o trabajadores, con su amplio rango de ocupaciones y posiciones, desde los artesanos hasta los campesinos. En los Bonge, el rango más alto era el ocupado por los granjeros o agricultores, seguidos de los artesanos, luego los que se dedicaban a los oficios de entretenimiento (desde los actores hasta las geishas), y por último los mercaderes.

Nanbanjin: por debajo de los Bonge podríamos colocar a los Nanbanjin, que significa “bárbaros del sur”, que es como se referían a los extrangeros europeos -y no gaijin, como aquí pensamos, ya que esta palabra a penas la usan, incluso en la actualidad. Aunque, como el clero, permanecerían fuera de la escala social, éste sería el lugar que les correspondería.
Hinin: o también conocidos como los no-personas, englobando a gentes como los eta (los intocables) o los shinobi (los ninja). Serían por este orden -aunque no se puede hablar técnicamente de un orden entre los Hinin: los profesionales que usasen carne o cuero en sus oficios -aquéllas profesiones tales como enterrador, curtidor o carnicero-, criminales, Kawaramono (término usado para los jardineros, ya que literalmente significa “gente o trabajadores a orillas del río”) y shinobi (los conocidos como ninja).Aunque en principio nadie podía subir o bajar de nivel social, la práctica ha demostrado que no fue realmente así en todos los casos -como Toyotomi Hideyoshi, que tras haber nacido campesino, consiguió subir de escalafón social hasta convertirse en Shogun – gobernante de Japón.
Cualquier miembro de una clase social era automáticamente superior a los de las clases inferiores. Por ello, aunque un Boge fuese inmensamente poderoso, siempre sería inferior a un miembro de los Buke.

Permalink 3 comentarios