Star Wreck In the Pirkinning

5, diciembre, 2005 at 4:48 am (Cine y TV)

He de decir que soy trekkie completa y absolutamente, aunque también he disfrutado con esa gran parodia del fandom trek que es Galaxy Quest (con mis adorados Alan Rickman y Sigourney Weaver entre los protagonistas). Con todo ésto lo que quiero es hablaros de otra gran parodia del mundo trekker (y de Babylon 5), titulada Star Wreck, In the Pirkinning. Está realizada completamente por aficionados finlandeses, pero viendo su gran calidad gráfica y de diseño, tanto de escenarios como de vestuario o maquillaje, nadie lo diría -me refiero a lo de aficionados, no a lo de finlandeses, claro.
Pongo algunas imágenes para que os déis cuenta de lo que hablo, y además os dejo el enlace a su web, en la que podéis descargaros gratuitamente su película. También tienen subtítulos en castellano (lo cuál quiere decir que más de uno y de dos parlantes de nuestra lengua común se ha pasado ya por tan portentoso lugar).
Lo cierto es que viéndolo no puedo sino reconcomerme de la envidia, ya que ya me gustaría a mí llegar algún día a ese nivel gráfico en el 3D (aunque he de reconocer que llevo unos meses sin hacer nada de 3D), o por conseguir un papelito mínimo en cualquier cosa que se parezca de lejos a mis queridas series.
Por cierto, la dirección en la que podéis disfrutar de esta película es:
http://www-fi3.starwreck.com/

Permalink 2 comentarios

Planetary

5, diciembre, 2005 at 1:46 am (Uncategorized)

En un foro por el que suelo pasar he estado comentando este cómic con otros asiduos, así que lo he recuperado del arcón de los recuerdos (aunque en USA se sigue editando, yo hace siglos que no veo uno) para echarlo en este Caldero mío. Para eso, me permito copiar un artículo que leí al respecto en la Guía del Cómic (http://www.guiadelcomic.com/comics/planetary.htm), escrito por José Antonio Serrano.

“Es un mundo extraño. Mantengámoslo así.”
Autores // Guión de Warren Ellis, dibujo y portadas de John Cassaday.
Editorial y formato // Planeta-DeAgostini Comics. 12 números publicados. Formato comic-book 24 pgs color (1,50 € cada número).
¿De qué va? // Fantástico contemporáneo, aventuras e intriga. Planetary es un grupo misterioso con inmensos recursos y sucursales en todo el mundo que tiene el objetivo de trazar un mapa del mundo oculto, catalogar las guerras secretas, las criaturas imposibles, los héroes sobrenaturales. En fin: el caudal misterioso del planeta. Para ello tiene un equipo de campo formado por tres miembros: Jakita Wagner, Elijah Snow y El Batería (cada uno con una habilidad especial y una función definida), y que sólo responden ante el propietario y cabeza de Planetary, el enigmático Cuarto Hombre, al que nunca nadie ha visto. Las historias de Planetary giran alrededor de diversos casos que el equipo de campo marcha a investigar y “catalogar”, con la intriga de fondo de los verdaderos propósitos de la organización, la identidad del cuarto hombre, y el misterioso pasado de Elijah.

Jakita Wagner: De entre 25 y 30 años, es la líder del equipo de campo. Es muy, muy inteligente, además de más rápida, fuerte y resistente que un ser humano normal. Siempre viste un traje negro ajustado, al estilo del que vestía Uma Thurma/Emma Peel en la película Los Vengadores. Se unió a Planetary porque, en sus propias palabras, “me aburro facilmente. Planetary impide que me aburra.”
El Batería: De veintipocos años, se encarga de conseguir la información que el equipo de campo necesita, ya que, en palabras de Jakita, “Habla con las máquinas. Las máquinas hacen lo que él dice.”. Aporta el “apoyo logístico” necesario para las misiones, pero suele mantenerse apartado de la acción pura y dura.
Elijah Snow: Es muy, muy viejo, aunque mantiene un aspecto relativamente joven, y la habilidad de reducir la temperatura ambiente a su alrededor. Siempre viste de blanco. Se une al equipo de campo en el primer número (según le dicen, el equipo de campo siempre está formado por tres miembros; saber qué pasó con el “tercer hombre” al que sustituye Elijah será otra de las tramas que se irán desvelando a lo largo de la serie), a cambio de un abundante sueldo y de que se borre su existencia de todas las bases de datos mundiales, incluso las secretas, ya que parece esconderse de algo o alguien. Cínico y con mal carácter, lo contratan porque, según le dice Jakita, “Queremos el uso exclusivo de su persona. Sus habilidades. Sus recuerdos. Su experiencia. Usted conoce parte de lo que de verdad ha pasado en este siglo. Su historia secreta. Ayúdenos a descubrir el resto. Ese es el trabajo.”. Es el personaje que sirve de hilo conductor de la historia de cara al lector (es el elemento que sirve para que nos introduzcamos en el mundo de Planetary y en sus misterios, que vamos conociendo a la par que Elijah). En el número 12 Elijah recuperará finalmente la memoria, y en los capítulos posteriores se nos mostrarán fragmentos de su historia.

“Imaginaos una agencia de viajes con la que se pudiera contratar una gira de visita a todos los mitods de la ficción del siglo XX. Excursiones para conocer de primera mano a los héroes, criaturas y fantasmas que han dotado de vida los pulps, las películas y los tebeos de la última centuria. Una gira turística en la que podemos sacar la foto de los monumentos tal y como realmente son, y ver no sólo la cara buena que nos habían ofrecido hasta entonces, interesadamante, sino también el reverso donde cae la sombra. Comprobar su textura, sus dimensiones, su volumen, su grosor. En un principio, Planetary nos ofrece eso: un acercamiento oblicuo a los mitos de la ficción pop. El increíble Hulk, Doc Savage, los justicieros de novelitas de los 20 y 30, Godzilla, Mothra y los monstruos de películas japonesas, los fantasmas orientales y los polis de pelis de acción hongkonesa, la ciencia-ficción seminal de las revistas de la primera mitad de siglo, los Cuatro Fantásticos, John Constantine y toda la legión de Vertigo, las pelis de ciencia-ficción de serie B de los años 50, los tebeos psicotrópicos de Grant Invisibles Morrison… Planetary lo toca todo, y podríamos decir que todo lo deja sucio… porque pronto descubrimos que cuando creíamos haber contratado un viaje de placer, en realidad ha sido la agencia la que nos ha tendido una trampa, y obedece a intereses secretos que ocultan una trama de profundidad insospechada. Pronto, lo que nos tendrá en tensión no será el próximo enfrentamiento con un mito, sino el próximo hilo que nos pueda ayudar a desenredar el misterio de qué es realmente Planetary (…). Si Planetary fuese sólo una sucesión de estampas revisionistas de mitos que ya conocemos, ya sería interesante gracias a la capacidad que Ellis ha demostrado para tocar la fibra sensible de esos mitos (..), pero la inquietante subtrama que enlaza todo, ese aire a Expediente-X, a conspiración, a paranoia y a que “todo es mentira” que cada vez se hace más palpable a medida que avanza la colección, provoca una lectura urgente, una ansiedad por recibir el siguiente número y devorarlo en busca de alguna revelación que nos alivie de tanta tensión. Crucemos los dedos: ojalá el final responda a las espectativas [la serie finaliza en el número 24]. Si da la talla, Planetary será recordada como una serie histórica.” — Trajano Bermúdez, en Volumen Dos #4.

Permalink 6 comentarios